¿Por quién he de votar? ¿Quién habrá de volverme a decepcionar?

El tiempo se agota y el 1 de julio ya está a la vuelta de la esquina, las campañas federales y locales están por finalizar y terminan sin lograr convencer, o al menos al éste su humilde servidor. Casi llega la hora de ir a la casilla para llenar una a una las 5 boletas que tendremos, los que vivimos en el Estado de México, y aún no logro definir a quien he de darle la oportunidad de volverme a decepcionar, y pese a lo que se pueda penar, el segundo lugar de todas las encuestas lo ocupan los que nos se encuentran en una situación de indecisión como yo.

El caso es que sinceramente no logro descifrar a quien elegir, pese a ello de ninguna manera me abstendré de sufragar y por supuesto no anularé mi voto, eso es algo que los mexicanos debemos evitar, tengo que confesar que  no me importa si gana el Peje, Anaya o el Bronco, lo que no podría tolerar (aunque no habría mucho que yo pudiera hacer) es que Meade ganara impulsado por un fraude cobijado por la apatía y poca participación ciudadana.

Es mi obligación, obligada y obligatoria, insistir por todos los medios e invitar a cada momento a mis vecinos, conciudadanos y compatriotas a que este 1 de julio salgan a votar, pero además, que voten conscientemente (algo que está medio complicado, porque al parecer los que ya han decidido lo han hecho por emoción y no por la razón).

Reflexiono, este primero de julio, además de elegir presidente de la república, vamos a elegir senadores, diputados federales, diputados locales y alcaldes, bueno, al menos, como ya lo dije, los mexiquenses; mi reflexión va encaminada a que aunque es sumamente transcendental quien será el siguiente primer mandatario, es igualmente importante (o quizá más) quien será el siguiente munícipe.

Aquí me detengo, perdonen los lectores que no son mis vecinos de municipio o estado, pues mis siguientes líneas van encaminadas a lo primordial que es saber elegir a quien es el primer vínculo entre la sociedad y su gobierno, es decir, los presidentes municipales y sus cabildos, al final ellos son la primer línea de defensa del gobierno en contra de sus gobernados (como que eso sonó muy feo, pero al final es la verdad, pareciera que los alcaldes y su camarilla de regidores y síndicos están para fastidiar a sus conciudadanos, más que para velar por ellos ¿me equivoco?).

Por ello los invito a que se hagan las siguientes preguntas ¿El alcalde o alcaldesa de mi municipio hizo el trabajo para el que la o lo contraté? ¿El gobierno municipal funciona como se supone debe funcionar? ¿En mi municipio el gobierno ha buscado tener lazos de comunicación con la sociedad? ¿Cómo van los índices de seguridad? ¿Tránsito municipal o camarilla de rateros? ¿Tenemos servicios funcionales o los servicios prácticamente los tenemos que proveer los vecinos? Atrévanse a contestarlas, en mi caso, todas las respuestas me llevan a concluir que el gobierno local no hizo su trabajo, no cumplió en lo mínimo, abusó de la confianza que se les depositó.

El gobierno municipal de la localidad en la que vivo fue propuesto, en primer lugar por Nueva Alianza, en contubernio con el PRI y el Partido Verde (pese a que hoy nadie quiere reconocer su proximidad con él, para su desgracia somos muchos los que tenemos memoria). ¿Cómo premiar con mi voto a uno de los candidatos de esos tres partidos? ¿Acaso los partidos que lo abanderan no son cómplices y comparsa de este gobierno fallido (fallido para nosotros, porque para ellos que lo conforman, no)? Hoy en el Estado de México, al menos en mi municipio, tanto Nueva Alianza, como el PRI y el Partido Verde, salieron con candidato propio cada uno. En lo particular no podría premiar con mi voto a ninguno de los aspirantes de esos tres, hacerlo sería pecado mortal, o una verdadera estupidez, de la que luego no se valdría andarse quejando.

Las huestes de esos partidos dirán que yo sólo represento un voto, y no hay nada más alejado de la verdad, pero vale la pena que recuerden que somos muchos los que pensamos de una manera similar y que ya no estamos dispuestos a seguir soportando a grupúsculos que pretenden burlarse de nuestra inteligencia vendiéndose como blancas palomas, cuando en realidad son aves de rapiña rondando un presupuesto municipal con el cual favorecerse, y vivir becados 3 años con cargo a todos nosotros; esto no quiere decir que los candidatos de los otros partidos no quieran hacer lo mismo, pero al menos no son culpables de lo que el gobierno de Nueva Alianza, el PRI y el Verde de mi municipio ha hecho, o dejado de hacer.

Eso sólo nos deja (al menos en mi municipio) tres posibilidades, el candidato del PAN, PRD y MC, el candidato de Morena, PT y PES, y al final el candidato de un partido estatal llamado Vía Radical.

Me he detenido a hacer este análisis, con él único fin de ejemplificar como, según yo, debiéramos hacer las reflexiones en el sentido de nuestro voto. No pretendo decirles por quien voten, pero sí pretendo sugerirles que razonen su voto.

Premio a quien haya realizado bien su trabajo, castigo a quien representa y solapa a malos gobiernos.

Aún con dudas de cómo he de votar el próximo en el ámbito federal y local, sí sé por quien no lo haré. En estos días decidiré a quien le voy a dar la oportunidad de volverme a decepcionar.

Rodrigo Pérez

Anuncios

2 comentarios en “¿Por quién he de votar? ¿Quién habrá de volverme a decepcionar?

  1. Me sumo a la aplicación de la ley, México debe vivir en un Estado de Derecho y con un código moral de principios y valores que le den rumbo cierto a los mexicanos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s