Para los que seguimos creyendo en el movimiento Independiente

Estamos a unos días del 1° de julio, fecha en la que los mexicanos hemos de decidir el futuro de México, elegiremos a quien dirigirá el país por 6 años, votaremos por los que conformarán al Congreso de la Unión, Senadores y Diputados, escogeremos a los integrantes de las Cámaras Locales, en algunos casos, alcaldes y hasta gobernadores; ésta es una elección concurrente, y dicen la más importante de la historia de la nación (aunque creo que eso se dice cada 6 años).

Hace 6 meses estaba cierto de que las candidaturas independientes serían pieza fundamental en este proceso electoral; nada más alejado de la verdad, fui testigo de primera mano de los fútiles intentos de muchos por ser candidatos sin partido; vi como ilusamente se dispusieron a intentar competir bajo las reglas de un sistema que se niega, obviamente, a abrir espacios de participación a los ciudadanos que buscan un cargo de elección popular. Por supuesto que vi como la improvisación, la falta de recursos, la falta de equidad, la necedad y la soberbia dieron al traste con las aspiraciones independientes.

Debo de recordar que pese a los estrepitosos fracasos, hubo algunos que consiguieron el propósito, hubo quien se preparó y consiguió cumplir con lo que la autoridad local o federal le solicitó; más aún, hubo quien logró la candidatura para competir en la campaña presidencial (en este momento no opino sobre esas candidaturas, sólo señalo el hecho, innegable, que llegaron).

Hoy la realidad es que para el 1° de Julio, al menos los que vivimos en el Estado de México (con excepción de uno o dos municipios), sólo tendremos una opción de candidatura independiente y esta aparecerá en la boleta de Presidente de la República, y es encabezada por Jaime Rodríguez, mejor conocido como El Bronco. Esta única opción, no representa precisamente lo que esperábamos quienes somos firmes creyentes del movimiento independiente; aunque, dirían algunos, al menos hay un candidato sin partido compitiendo.

La cosa es, desde mi humilde punto de vista, que El Bronco no representa a los independientes, y el caso de Margarita Zavala es sumamente lamentable; pareciera que las candidaturas que lograron su registro sólo lo hicieron para desacreditar al movimiento.

Pero no todo está perdido, aun nos quedan Kumamoto en Jalisco y Clouthier en Sinaloa, quienes compiten por un escaño en el Senado, siendo ellos los más famosos, pero hay más nombres a lo largo y ancho del país, quienes desde sus trincheras están luchando para que  la flama de los independientes no se extinga.

En lo que a mi corresponde, sólo tendré una posibilidad de votar independiente, la cuestión radica en que no me satisface su propuesta, lo que genera en mi (disculpen si soy franco y algo lerdo) un conflicto interno, ya que debería votar por él, pues es la propuesta ciudadana, pero, votar por él pese a que no me parece tener propuestas honestas, sería tanto como los ciudadanos militantes de un partido que eligen a sus candidatos sólo por ser de su propio partido, sin importar si son la mejor opción o no.

El otro dilema, en las demás boletas debo elegir a quien crea que mejor papel hará, ¿debo involucrarme con algún candidato a presidente municipal?, ¿eso traicionar mi ideología?, creo que no. Traicionar mi ideología sería no participar, no involucrarme, no exigir; traicionar mi ideología sería permitir que todo siga igual, que nada cambie.

Creo, nuevamente es mi humilde opinión, que los ciudadanos que participamos del movimiento independiente, más allá de votar por El Bronco o no, debemos involucrarnos en los procesos internos, y apoyar a la mejor propuesta, dejando clara cuál es nuestra postura e ideología, dejando claro que apoyar no significa solapar, pero sobre todo, dejando claro que pase lo que pase, gane quien gane, vamos a estar desde la sociedad vigilando su actuar, vamos a estar desde la sociedad fiscalizando, vamos a estar desde la sociedad exigiendo se desempeñen de la mejor manera posible.

Al final, los que nos proponemos movilizar a la ciudadanía no podemos dejar de exigirnos, de exigirles a nuestros conciudadanos salir a votar. Esa es mi muy humilde opinión.

Rodrigo Omar Pérez Moo

 

Anuncios