Derechos, derechos

Esta semana tuve el honor de estar en reunión con diversos personajes, líderes regionales, locales y nacionales, todos de diversa filiación e ideología política. En cada reunión llegamos a las mismas conclusiones, el hartazgo social, la decepción de los institutos políticos, la indiferencia de la ciudadanía y el cinismo de quienes gobiernan.

Ante estas coincidencias, pues fueron en reuniones que se dieron en diferente tiempo y espacio, hubo una que en especial llamó mi atención, sobre todo por la exposición de mi amigo, Francisco de la Garza, Coordinador Nacional de Responsables X México, donde le decía a uno de los interlocutores, “queremos todos los derechos, pero eso nos obliga a asumir todas las responsabilidades”. Nada más lógico, nada más lejos de nuestra realidad.

La clase política, al menos de la que tengo noción, invariablemente o casi en su totalidad, predican con la ley del embudo, se despachan con lo más ancho y a los demás con lo más angosto; buscan acomodar todo de acuerdo a sus necesidades e intereses, aplican reglamentos, normas o leyes de forma rígida y hasta vehemente, cuando de ciudadanos se trata; pero cuando es para ellos, sus amigos, compadres, compañeros o comparsas, pues ahí aplican la flexibilidad, o de plano no aplican nada, –al amigo se le atiende y consiente-.

Hemos crecido en un sistema corrupto, no creo que tenga que ahondar mucho en el tema, solo quiero reafirmar, que la mayoría de los ciudadanos exigimos nuestros derechos, pero la mayoría de las veces no queremos aceptar nuestras obligaciones. ¡Eso tiene que cambiar!

Quienes pertenecemos a la ola (quizá tsunami) de los Independientes, tenemos la obligación de promover este cambio entre los ciudadanos, tenemos la Responsabilidad de buscar a toda costa que se entienda que no puede haber derechos, sin obligaciones.

En Responsables X México promovemos esa cultura, es uno de los hechos (y escribí “hechos”, porque esto en RXM no queda en un ideario o concepto, sino que se vive) que me hicieron querer pertenecer a esta organización.

Este simple concepto nos dará pauta para conocer si un aspirante a candidato Independiente es o no un verdadero representante de la sociedad. Ejemplifico:

En el municipio donde vivo (o mal vivo gracias al alcalde olímpico), hay dos líderes, personas de la vieja guardia, quienes iniciaron siendo priístas, continuaron siendo petistas, regresaron a ser priístas, uno de ellos albergó y cobijó a un candidato de Movimiento Ciudadano, ambos, buscan hacerse de una candidatura, si nadie se las ofrece están planeando ir sin partido. ¿Cómo saber que verdaderamente están de lado de los habitantes del municipio? ¿Cómo saber que su interés es verdaderamente servir? Responder no es sencillo, lo que sí es fácil es decir que ambos en su oportunidad y hasta la fecha, tienen todos los derechos, pero no cumplen con sus obligaciones, lo que de entrada, para mí, los descarta como una verdadera opción de la vía Independiente.

Un posible candidato Independiente debe tener muy claro y dejar muy en claro que exige y cumple, que no escatima en sus responsabilidades, mantiene, no sólo una buena imagen, sino que tiene una excelente reputación. Esas son características de alguien con quien Responsables X México puede y debe participar.

Ser un candidato Independiente, no sólo es cuestión de no tener partido o decir que se está de lado de la sociedad; se trata de demostrarlo, vivirlo y ejemplificarlo; hoy en RXM hacemos el más atento llamado a todos aquellos que cumplen con los requisitos morales para ser candidatos Independientes, a que sean Responsables y desde sus trincheras exijan sus derechos y ante todo cumplan con sus obligaciones.

 

Rodrigo O. Pérez Moo

Community Manager RXM

Anuncios

¿Habrá diferencia?

¿Qué pasaría si tuviéramos un  alcalde independiente?, ¿cómo gobernaría?, ¿serían diferente los resultados de sus acciones de gobierno?

Bueno, vivo en un municipio gobernado por un atleta, quien fue medallista olímpico; un alcalde emanado del Partido Nueva Alianza junto con el PRI y el Verde Ecologista. Hasta hoy su gobierno no ha dado los resultados que se esperaba, y eso que algunos no esperábamos mucho.

A mi municipio siempre lo he definido como mi segunda casa. Hoy mi segunda casa está sucia, obscura, medio derruida, habitada por delincuentes, con servicios deficientes.

El gobierno partidista actual no ha podido dar solución a los problemas más básicos de la localidad, nuestras calles están destrozadas, el alumbrado es deficiente, cada día hay más inseguridad, robo a peatones, robo de autos, robo en autotransporte, no hay atención a la ciudadanía, etc., etc. Las patrullas nuevas que se entregaron son arrendadas, los camiones de recolección de basura también lo son, el servicio de alumbrado público es concesionado, el servicio de bacheo y repavimentación es brindado por una empresa particular, se han privatizado los estacionamientos públicos, se pretende vender predios municipales.

Este es un resumen de una administración partidista, donde el bienestar de los habitantes pasa a segundo plano, donde la lógica para priorizar las necesidades a cubrir es la cerrazón y el compadrazgo.

¿Qué pasaría si tuviéramos un  alcalde independiente?, ¿cómo gobernaría?, ¿serían diferente los resultados de sus acciones de gobierno?

Si en mi municipio hubiera un gobierno Independiente, sin compromisos de partido y grupo, donde no se hipotequen los puestos directivos, donde no se vendan las candidaturas que conforman la planilla y a la postre el cabildo, donde la prioridad sea la ciudadanía, las cosas serían diferentes.

En primer lugar un gobierno Independiente tendría que ser transparente, claro con la ciudadanía. Modificar el área de Comunicación Social, para que deje de ser una oficina boletinera y haga lo que su nombre dice, como sucede en algunos Ayuntamientos de la Madre Patria (con todo respeto a nuestra historia y siempre recordando el genocidio cometido por los peninsulares). Fomentar el presupuesto participativo, pero estimulando la recaudación, creando acuerdos con los líderes de cada comunidad.

Un gobierno Independiente no buscaría concesionar, arrendar, privatizar; antes de ello si hay el personal, si hay las instalaciones, sería más productivo para la administración dar empuje a estas para que funcionen como deben de hacerlo. ¿Concesionar para los cuates? ¡Jamás!

¿Privatizar los estacionamientos que son de todos?, obvio no, un gobierno Independiente que sólo tiene compromiso con sus vecinos, con los ciudadanos de su municipio, no puede cobrar en los espacios que son de todos. La seguridad sería un tema principal, donde se involucraría a la ciudadanía, donde se busque profesionalizar o cuando menos capacitar y certificar a la Policía, donde no se busque cubrir cuotas de detenidos para cobrar multas en la Oficialía Conciliadora (o juez de paz, como se llama en algunos lugares del país), donde no se de la famosa y tenebrosa “Gata”, con los que se lograría que los oficiales de Tránsito se dedicaran a dar vialidad y no a extorsionar a los automovilistas locales y foráneos.

¿Habría diferencia entre un gobierno y otro? Claro que sí, es como el día y la noche; hoy en mi municipio, en mi segunda casa vivimos una noche oscura, sin luna ni estrellas, pero seguro estoy que pronto habrá algún ciudadano Independiente, Libre y sobre todo Responsable que pueda encabezar un proyecto que cristalice un gobierno que camine de la mano con sus gobernados.

Sé que en Responsables X México estamos buscando a los líderes que quieran hacer gobiernos con propuestas innovadoras y efectivas, para este 2018, seguramente tendremos muchos aspirantes, muchos candidatos y ciertamente muchos nuevos gobiernos Responsables y Ciudadanos. ¿Quién se suma?

Rodrigo Omar Pérez Moo                                                                                                Community Manager de RXM