¿Quién se apunta?

Escuchaba, leía, veía, mensajes, memes, videos, que han aparecido en las redes desde unos días antes de finalizar el 2016 y hasta la fecha. Unos interesantes, otros bien fundamentados, otros graciosos; en casi todos se culpa al gobierno, a nuestro Sexy Presidente.

Vamos por partes, sí, nuestro Sexy Presidente es la persona indicada para recibir nuestras críticas, es el Presidente, es el responsable del rumbo del país, ¿sino lo culpamos a él a quien vamos a culpar?, aunque, ¿realmente es culpable de todo?, bajo mi muy humilde punto de vista no.

Me explico, el actual Sexy Presidente, sólo ha venido a poner la cereza del pastel, sí, con su Pacto por México logró que su comparsa (PRI, PAN, PRD, PT, PVEM, PNAL, PMC, espero no olvidar a ninguno), aprobaran las reformas que México necesitaba, y necesitaba para los intereses no de las mayorías,  sino como siempre, para los intereses de grupos de poder. No, no mis estimados priístas, no pueden comparar al Sexy Presidente con el nada Sexy Benito Juárez; Juárez y su grupo de liberales pertenecen a una generación de hombres, llenos  de claroscuros, que bien nos vendrían en este momento; no, no mis queridos morenos, el Peje jamás será la reencarnación de Don Benito.

La cosa es que desde hace más de 30 años se está cocinado este arroz; así es, desde hace aproximadamente 4 presidentes atrás, se ha venido desmantelando la refinación petrolera de esta país, los pretextos han sido muchos, contaminación, falta de modelo de negocio, no ser productivas, falta de tecnología, etc., el hecho es que la petroquímica primaria y secundaria fue enterrada poco a poco.

Decidieron acabar con ese negocio, decidieron ir desmantelando Pemex, decidieron no acabar con la corrupción de esa paraestatal, más aún decidieron que siguiera siendo la caja chica (y grande) del gobierno federal.

Así, Zedillo estaba muy ocupado reconstruyendo lo que su antecesor dejó, mientras lo hacía seguía sin hacer nada por Pemex. Fox fue el primero en intentar pasar la reforma energética, que, por cierto, los priístas impidieron por ser contrario a sus fundamentos y no permitirían vender el futuro del país; sin embargo Fox tampoco hizo nada por acabar con la corrupción de Pemex, ni siquiera intento reavivar la refinación. Llegó el generalito Calderón, con él los precios del petróleo se fueron al cielo y con tanto dinero para gastar se aventó su guerrita (que sigue) y el gasto en publicidad fue exorbitante, pero sobre Pemex, nada, es más, también intentó la reforma energética pero los valientes priístas lo evitaron.  Llegó el Sexy Presidente y los priístas reformaron sus documentos básicos, para ahora sí, poder llevar a cabo la reforma, que llegado el momento se votó y pasó.

Así, Peña sólo puso la cereza del pastel, hoy los priístas dicen que es responsable, que de no haber aumento y ajuste de acuerdo a los precios internacionales estaríamos cometiendo harakiri; lamentablemente es así, pues la mayor parte de nuestros combustibles no los producimos, los importamos, se los compramos a Estados Unidos, quienes por cierto nos lo venden en dólares, que debido a la debilidad del peso y los bajos precios del petróleo, pues nos abren un boquete en el presupuesto.

Así que Peña no es el único culpable, hay por lo menos otros 4 presidentes a quienes culpar, un titipuchal de diputados y cenadores, directores de Pemex, líderes sindicales, pero sobre todo, a millones de mexicanos que no hemos sabido detener a la clase política mexicana, del color que sea.

No he visto en la redes o leído en ningún lugar artículo, video, meme o comentario, en el que nos digan que los principales culpables de lo que hoy sucede somos los que lo hemos permitido.

Me preguntaban si apoyaba los bloques, claro que no, apoyo la movilización ciudadana, pero más que eso, apoyo la idea de que seamos nosotros, los que no tenemos partido, los que tomemos el control del país, me declaro a favor de que gente con la capacidad, con amor por México empiecen a liderar los gobiernos, municipales, estatales y finalmente la presidencia (no, el Bronco no entra en este supuesto).

Vamos a movilizar a la ciudadanía, pero organizadamente, en torno a gente capaz, sensible y con vocación de servicio, no es imposible, es necesario.

Es el momento de decidir, más de lo mismo, o le buscamos por otro lado ¿Quién se apunta?

Por: Rodrigo Pérezgasolina

Anuncios