La Tercia Dominical

Aquí compartimos la Tercia de Pericos pre Super Bowl, dominguera y desmañanda.

https://www.facebook.com/story.php?story_fbid=2560118787347824&id=100000491844298

Anuncios

Aprueban Bando Municipal en Cuautitlán Izcalli

WhatsApp Image 2019-02-03 at 22.27.53

Durante la Tercera Sesión Extraordinaria, el Cabildo del Ayuntamiento aprobó por unanimidad el Bando Municipal 2019 de Cuautitlán Izcalli, constituido para atender las necesidades, exigencias y problemáticas de la ciudadanía.
El Bando que incluye 190 artículos, fortalece temas de suma importancia, como el interés superior de la niñez; la equidad de género, enfatizando la prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia; fomento de la cultura física y el deporte; el desarrollo de las personas con discapacidad; la mejora regulatoria de seguridad pública, transparencia, desarrollo y fomento económico para impulsar el crecimiento del municipio; gobierno digital; acciones para combatir la corrupción; reconocimiento a los derechos animales y seguimiento a la agenda 2030.
El alcalde Ricardo Núñez Ayala, agradeció al cuerpo edilicio por el trabajo en conjunto que se realizó para obtener un “instrumento jurídico que nos permita transitar dignamente en nuestra administración”. Además de asegurar que todo esfuerzo se hizo en función de los intereses generales de la gente.
Por su parte, los integrantes del cabildo reconocieron y agradecieron que la Comisión de Revisión y Actualización de la Reglamentación Municipal, presidida por el cuarto regidor Jonhathán Guadarrama Montes, incluyó a cada uno de los regidores y síndicos, como indicó el décimo quinto regidor, Arturo Javier Del Moral Castro, “para la participación en el desarrollo y mejora del Bando Municipal”.
El octavo regidor, Agustín Mercado Benítez, señaló que “afortunadamente tuvimos la oportunidad (quienes no integramos la comisión dedicada al tema del Bando Municipal) de generar equipo para adicionar y en su caso derogar, algunas disposiciones que iban en contra de la ciudadanía”.
La décima cuarta regidora Diana Hilda Ramos Rodríguez, mostró satisfacción de que, actividades como el volanteo para publicitar algún comercio o actividad, se haya excluido del capítulo de faltas administrativas.
El segundo regidor Pablo Areli Galván Trejo, argumentó que los trabajos realizados para el Bando, les permitió contrastar lo que ocurría en administraciones pasadas, en donde sólo funcionaba para solapar o incentivar el abuso de autoridades, dejando a un lado los intereses generales de la ciudadanía.
Mientras tanto, el décimo tercer regidor, Miguel Ángel Huesca Santiago, constató que se “actuó no como autoridad, sino como representantes populares, donde se vertieron ideas y propuestas a favor de los ciudadanos”. Además, hizo un llamado para que se hicieran los esfuerzos necesarios para que el Bando se publicite y llegue hasta el último rincón de nuestro municipio.
La primer síndico María Alejandra Miranda Reséndiz, se dijo satisfecha del trabajo realizado de la comisión, a la que pertenece, y del cabildo, invitando a todos los integrantes a continuar trabajando de la misma manera, donde se privilegió el trabajo colectivo y el enriquecimiento de las ideas.
El segundo síndico, Edgar Isaac Martínez Solís, refirió la importancia de que la población conozca y aplique el Bando Municipal, mientras que la tercer síndico, Joanna Alejandra Felipe Torres, agregó que el reto más grande es construir y recuperar la confianza de la ciudadanía, por lo que para esta administración ha sido fundamental mejorar la reglamentación y el Bando Municipal, que garantiza el derecho y libertad de los
izcallenses.
Por su parte, el décimo tercer regidor, Germán González García, aseguró que es un Bando Municipal innovador, que permite darle a la ciudadanía izcallense las mejores oportunidades para que puedan acercarse y coparticipar con una administración nueva y plural, donde se respetan sus derechos y la inclusión de las deas.
El sexto regidor, Luis Trejo Hernández, celebró que lograron cerrar filas, más allá de colores, logrando tener acuerdos para que Izcalli tenga un Bando que reconozca las libertades y derechos de los que ahí viven o transitan.
La quinta regidora, Meybi Lesbia Zoraida Segura Zárate, mencionó que será posible atender y actuar de mejor manera en apoyo hacía las mujeres, ya que actualmente, Izcalli tiene un problema de violencia de género.
Además, agregó el importante apoyo que este Bando Municipal le da a los derechos de los animales, como mascotas y en situación de abandono.
Por último, la primera regidora, Guadalupe Rivera y Santiago, dio un mensaje dirigido a la ciudadanía, para que “se sienta segura de que en este cabildo estamos trabajando para el bien de ellos”.
El Bando Municipal entrará en vigor el próximo cinco de febrero, en una sesión solemne que será celebrada en el auditorio Enrique Bátiz, a partir de las 10 horas.

No más popotes, no más bolsas

De acuerdo a información dada a conocer por El Universal, el Cabildo de Tlalnepantla votó a favor de que en el nuevo Bando Municipal aparezcan restricciones sobre el uso de elementos como las bolsas de plático.

Será en su artículo 17 donde se especifiquen las restricciones al uso del plástico “abstenerse de utilizar bolsas de plástico para fines de envoltura, transportación, carga o traslado de productos o mercancías, y procurar el uso de bolsas reutilizables o de otros elementos que no sean de un solo uso”.

También se advierte sobre el uso de contenedores de unicel, permitiendo el uso de popotes solo para los establecimientos hospitalarios o por cuestiones médicas.

Tragedias todas, mártires ellos no

Tras la tragedia ocurrida en Tlahuelilpan cualquier cantidad de basura se ha regado en las redes, además de los memes que hacen escarnio de lo ocurrido, y que, acúsome, he compartido con singular alegría.

Nuevamente nos dividen los que se dedican a eso, a generar adeptos, polémica o causar revuelta y desinformación en las redes (medio favorito para expresar ideas políticas, informarse, platicar y hasta tener relaciones interpersonales, de las masas hoy en día), por un lado los que acusan al actual Pejidente y los que lo defienden aun cuando no hay resquicio para elevar una barrera para protegerlo, pues en este suceso, todos llevan culpa.

Desde mi óptica,  creo firmemente que nos perdemos de lo importante, ¿quién perforó el ducto? sería la primer gran pregunta que me gustaría alguien pudiera contestar, porque esa tubería no se hizo un hoyo sola.

Lo que sucedió después es, como dice la película, es una serie de eventos desafortunados. Los protocolos por los que no se cerraron las válvulas del ducto prontamente, la falta de elementos para acordonar la zona y sobre todo, la infinita estupidez de los ciudadanos que llegaron al lugar como si fueran a uno de los múltiples balnearios de aguas termales que hay en Hidalgo.

Es lamentable la muerte de casi un centenar de personas, muchos de ellos menores de edad, que han fallecido y que, seguramente, seguirán muriendo en el transcurso de los días; pero de eso a compararlos con los inocentes que murieron en la tragedia de la guardería ABC de Sonora, ni un mínimo parecido, ni una mínima aproximación, o compararlos con los 43 de Ayotzinapa, tampoco.

En estos días he leído cosas tan lamentables como que Peña tuvo sus 43 y ahora Obrador tiene a sus huachicoleros. En lo único que se parecen estas dos tragedias, porque la de los jóvenes normalistas es también una desgracia, es que en ambos casos los grupos de personas estaban flagrantemente cometiendo un delito. Lamento si hiero susceptibilidades, pero los chicos guerrerenses estaban a bordo de un autobús que secuestraron, no lo rentaron o se los prestaron, lo tomaron por la fuerza y eso es un delito; los hidalguenses estaban robando combustible, ni los convocó algún funcionario de PEMEX, ni el combustible era despachado gratuitamente, estaban robándolo, reitero, ambos dos grupos estaban en la comisión de un delito, no por ello merecían morir, pero… bueno al menos los huachicoleros debieron pensar que a eso se arriesgaban.

La cuarta transformación  no existe, o por lo menos no existe por el simple hecho de que gobierne al que la gente ve como un seudo mesías,  o su partido gobierne en tal estado o municipio. El gran problema es que las  personas quieren ganar sin trabajar, sin esforzarse, quieren que México cambie mágicamente, haciendo las mismas estupideces que hemos hecho, año tras año, lustro tas lustro, sexenio tras sexenio.

La muerte de estas personas, de los 43, de los bebés de la guardería ABC, de los huachicoleros de Hidalgo, debiera hacernos reflexionar como mexicanos, como ciudadanos, debería llevarnos a preguntarnos ¿qué estamos haciendo mal?, ¿qué seguimos haciendo mal?, ¿cuándo dejaremos nuestra apatía? Mientras como sociedad sigamos negados a participar, a entender que quien gobierna no es un partido o facción, sino NUESTROS EMPLEADOS, y que ni son santos, ni deben tener toda nuestra confianza y que no sólo debemos exigirles, sino vigilarlos, hasta ese día la famosa 4T llegará a este país.

En el municipio en el que vivo, o intento sobrevivir, gobierna Morena, con toda su inmensa falta de experiencia, desde mi silla he visto como la nueva administración se ha estrellado, ha chocado con la pared, tal como los huachicoleros de hidalgo sufrieron a consecuencia de su propio descuido y necedad, tal y como la sociedad necesita involucrarse con sus gobierno, así los gobiernos deben abrirse a la sociedad.

Me despido diciendo que tengo mi conciencia tranquila, en lo que a este tema se refiere (en otras cosas, que les puedo decir, soy humano y la riego tanto o más seguido que cualquier otro), pues desde mi postura como independiente he intentado apoyar a las nuevas autoridades para que no les pase lo mismo que a los ciudadanos que inocentemente o por falta de inteligencia murieron en Hidalgo.

Rodrigo O. Pérez Moo

No he de perder la Fe

Son los últimos días de este 2018, que más que sorpresas, nos deja momentos amargos, momento alegres, momentos memorables, momentos para olvidar y momentos de esperanza. Como nación, para nuestra sociedad y en lo personal, uno de esos momentos que marcó y me marcó, fue el uno de julio, no porque ganara el prócer de la rectitud, la bondad y santidad, o porque, como bien lo dijera el amo de la concordia y la pacificación, Paquito Ignacio Taibo, porque nos la dejaron ir doblada, sino porque la gente expresó su enojo, molestia u descrédito saliendo a votar.

En definitiva ese uno de julio creí que este país empezaría a cambiar, que se sembraba la semilla del cambio, que aún como sociedad teníamos la esperanza, que podíamos emerger de las tinieblas en donde hemos permanecidos ocultos, un poco por la opresión de las clases dominantes, un poco porque es más cómodo estar ahí. No fue así, sólo fue un chispazo, una llamarada que con intensidad consume el oxígeno de su entorno, sólo para un segundo después apagarse.

Sí, ese 1 de julio pude experimentar esperanza, pero casi de inmediato comprobé, tristemente que sólo fue un instante y que la sociedad (el tigre dice el Peje) volvió a esconderse detrás de lo que sea que se esconde esta sociedad.

Tras los meses que precedieron a julio, con cada día que nos aproximaba al 1 de diciembre, con cada declaración de los integrantes del nuevo gobierno, ahora ya en funciones, y ante el silencio y complicidad de la sociedad, pese a las aberraciones que se estaban gestando, poco a poco fui viendo como amigos, compañeros de ideales, pilares del pensamiento independiente, fueron abandonado, se fueron apagando, se dieron por vencidos.

Hay días en que también quiero renunciar, ¿cómo no hacerlo?, sobre todo luego de ver, leer, escuchar y atestiguar las acciones que la clase gobernante viene haciendo y que la sociedad muda, indiferente y hasta cómplice acepta. ¿Bajar el salario del personal de limpieza de la Cámara de Diputados, cuando son subcontratados a empresas que pagan miserias? ¿Aprobar leyes sin importar que antes de hacerlo debieron adecuarlas para que no las suspenda la corte por los errores que contienen? ¿Intentar pasar leyes mal redactadas y mal planteadas? ¿Hacerse los puros sin importarles que cuando eran gobierno no les importaba la gente?

La gente se niega a ver la realidad, se niega a darse cuenta que todo es pan con lo mismo y aún defienden lo indefendible. A veces a mí también me dan ganas de rendirme, me dan ganas de cerrar los ojos, taparme los oídos y cerrar la boca, pues todo pareciera indicar que la gente de este país ha decidido seguir como lo ha hecho desde 1821, indiferente, sometida, agachada, ignorante y crédula.

Sin embargo, aun no pierdo la fe, aún no pienso rendirme, así que desde mi tribuna, por pequeña e insignificante que sea, seguiré señalando lo que creo que haya que señalar, seguiré escribiendo lo que deba escribir, seguiré creyendo que aún tenemos esperanza como nación. Me niego a ser comparsa del o los gobiernos, de los funcionarios que se presentan como inmaculados, de los falsos promotores de la sociedad. Me niego a rendirme, me niego a perder la fe en mi país, en mi gente, en nuestra grandeza. Algún día quizá lo haga, pero no será en este 2019. Amenazo con seguir, desde este espacio, o cualquier otro al que pueda acceder. ¿Alguien más se suma?

 

Rodrigo O. Pérez Moo

Reflexiones de una mente enferma

Considerando el resultado no puedo afirmar o negar una u otra postura radical que se ha tomado referente a la famosa consulta sobre el NAICM, sino todo lo contrario, es decir sólo puedo expresar lo que mi juicio (torcido, miope y carente de sentido común, pero muy mi juicio) alcanza a entender.

Sin hacer demasiada numeralia, pues más allá de cuantos participaron o el abrumador 69.9% de mexicanos que se expresaron a favor de una de las opciones, creo que hay varios tópicos que valdría la pena resaltar, antes que sumergirse en banalidades.

Desde mi visión y de acuerdo a lo que mi memoria (corta, pero memoria al fin) recuerda de la campaña de nuestro popular pejidente, desde un principio se opuso a la construcción del NAICM en Texcoco, decisión que en principio entendí él había tomado, con base, quizá, a las diversas investigaciones y asesorías hechas y dadas por expertos, y no como una mera ocurrencia o negativa a todo lo que le pareciera realizado desde la oligárquica mafia del poder, luego entonces, ¿para qué la consulta si era ya su voluntad?

En definitiva la consulta, un ejercicio hecho por y desde la bases morenistas, que, dicho sea de paso, le pusieron mucho empeño y galleta, porque eso de estar desde las 8 hasta las 6, con estos días (al menos en el municipio donde vivo), que de mañana estuvo haciendo frío, al medio día calor y en la tarde frío de nuevo, no es cosa fácil; sin embargo nos deja más dudas que respuestas, sobre su operación, sobre la certeza de que nadie metió mano negra (luego con tanto expriísta reformado, uno siempre recuerda que las recaídas pasan en los momentos de más tentación), sobre las fallas en su sistema (cualquier parecido con alguna cita que se le enjareta a Don Manuel Barttlet es mera coincidencia), sobre la cantidad tan reducida de casillas que se instalaron (sobre todo porque era una consulta nacional), sobre la poca de difusión que de manera local se realizó, y, finalmente, sobre el tema en sí.

Aclaro, porque luego me quieren linchar (como se suele hacer cuando uno se atreve a pensar en tiempos en donde hacerlo atenta contra los maniqueos), no estoy a favor o en contra de uno u otro proyecto, encuentro pros y contras, sin embargo, reconozco que no poseo los elementos mínimos necesarios para poder elegir uno u otro, por lo que me parece sumamente irresponsable ser comparsa de este show.

Ahora, debo decir que el hecho de realizar una consulta a la ciudadanía sobre un tema que le afecte o sea de su interés (no como el NAICM), es algo que defiendo y espero se empiece a realizar de manera constante, es más, voy más allá, creo que las consultas no debieran ser nacionales, o no todas, sino locales, distritales o municipales.

Me explico, algunos de los que seguimos creyendo en los Independientes (cada vez somos menos, y a estos menos cada vez se nos tacha más de ser partidistas, porque en la cabeza de los fieles seguidores de uno u otro partido no cabe la idea de que podemos dialogar con todos), tenemos la loca idea de que nuestra democracia, representativa, debiera transitar a ser participativa, de tal manera que los gobiernos y los representantes como miembros de los Ayuntamientos, Diputados locales o federales y Senadores (quizá los últimos, en menor medida) tendrían que consultar más seguido al pueblo bueno que los eligió, o no, en los temas que los afectan o interesan  directamente; qué fácil es opinar sobre un aeropuerto cuando la única información que poseo es que representa a la mafia del poder, o que si se cancela México arderá en los sótanos  del FMI; pero asuntos como querer enajenar 5 predios municipales, es cosa sobre la que sí me hubiera gustado opinar; o sobre las modificaciones sobre la venta de alcohol y la despenalización que se dio a quien le venda a menores. Vamos, empecemos a cambiar el esquema, pero vallamos por cosas sobre las que verdaderamente podemos opinar.

Aunado a esto, fortalezcamos o hagamos un marco jurídico para que esta participación de la sociedad en las decisiones sobre tal o cual acción o reforma sean una realidad y tengan, no sólo legalidad, sino reglas claras. Como ejercicio de la ciudadanía, la consulta me pareció bien (a ver si no me linchan los detractores, pero es mi opinión y si no les gusta, ni modo), la cantidad de gente que emitió su opinión, me pareció muy pobre, el veredicto de los que participaron aplastante, los comentarios de uno y otro bando lamentables.

Así las cosas en un país en donde el próximo presidente pareciera que quiere meter mano en todos los organismos que son autónomos, pero para una validar algo previamente decidido requiere de una consulta al pueblo, aunque sólo considere una cuarta parte de los municipios de este país.

Así las cosas en un país donde los que van a ser oposición no lo saben ser y sólo saben radicalizar (quizá porque hoy quienes dominan les funcionó; bueno muchos de ellos no se han dado cuenta de que ganaron).

Así las cosas, pues con esta consulta, ganara la opción que ganara, nosotros seguimos perdiendo.

 

Rodrigo O. Pérez Moo

La Culpa no es del Indio…

En estos días he tenido que llevar a un miembro de la familia en reiteradas ocasiones a ver a su doctor, doctora en este caso, incluso estuvo internado una noche; Chimuelo de 16 años de edad, es un Cocker Spaniel, que por azares del destino se integró a la familia, y que se encuentra algo delicado de salud. Aunque es harto tentador escribir sobre él en este espacio, sólo es el pretexto para poder abordar el tema que pretendo.

Resulta que el sábado 15 de septiembre, tras llevarlo a revisión, la doctora (veterinaria) me platicó que tuvieron, el día anterior, una emergencia poco convencional y muy alarmante; por la noche hicieron un ultrasonido a una Yorkshire que los llevó a realizar una cirugía de emergencia.

Para no aburrirlos con este triste relato, les explico que esta perrita fue esterilizada hace dos años en el Centro del Control Animal de Cuautitlán Izcalli, antecedente de alto valor, pues luego de limpiar las adherencias que tenía en su interior, encontraron que en lugar de suturas en la esterilización usaron sinchos de plástico, SINCHOS DE PLÁSTICO.

No podría hacer una comparativa decente a lo que Duarte o durante su gobierno se hizo a los pequeños con cáncer, pero, ¿qué clase de persona usa SINCHOS en lugar de sutura? ¿A qué grado de cinismo y deshumanización hemos llegado?

En el Estado de México estamos a punto de que lleguen los cambios de las administraciones municipales y en particular en Cuautitlán Izcalli, me pregunto ¿qué cuentas entregarán?, o mejor aún ¿qué es lo que hará la administración entrante para evitar abusos como el relatado?

Hoy nadie quiere estar cerca del actual alcalde, como seguramente hoy nadie quiere estar cerca de muchos alcaldes a lo largo y ancho del Estado de México; pero, al menos yo, soy consciente de quienes lo apoyaron, quienes estaban alrededor de él como moscas que revolotean cerca de la inmundicia (licencia poética que es más parecida a la realidad de lo que debería ser). No olvido que Nueva Alianza lo impulsó, el PRI lo sostuvo y el PVEM lo cobijó, recuerdo como las huestes tricolores lo defendieron a capa y espada, o como otorgó la candidatura del PANAL a quien creyó le daría algún resultado (cuando ya todo mundo le daba la espalda). Sobre todo, no puedo exculpar a todos aquellos que lo llevaron al triunfo con su voto, o con su apatía y su falta de interés.

Hoy como sociedad tenemos la oportunidad histórica de participar, de exigir a las nuevas administraciones que abran espacios a los ciudadanos pra que se vuelvan garantes de las acciones gubernamentales, que desde la sociedad sean los ojos que eviten que nunca más se les de agua en vez de medicamento a los niños, o que a las mascotas amadas de las personas se les pongan SINCHOS en lugar de suturas.

La sociedad tiene la oportunidad histórica de pasar de la queja vana en redes sociales, a ser actores, vigías, contralores sociales, de las nuevas administraciones, pues si bien no hay forma de exculpar a patanes como los que hoy, por gracia divina, ya casi se van, también es cierto que TODOS somos cómplices de sus fechorías, cómplices por omisión.

Acepto la culpa que me toca ante las fechorías y abusos que se han cometido en mi municipio, acepto que soy cómplice por no haber hecho lo suficiente para evitar se hicieran, ¿Quién más acepta su culpa?

Por: Rodrigo O. Pérez

Ambición Social

somos

No me mueve una ambición personal, me mueve una ambición social; eso fue lo que ayer le decía a un par de amigos con los que sostuve una corta pero amena plática sobre la labor pública realizo.

Desde hace más de un año inicié en esto del movimiento de los independientes, y he tenido la oportunidad de de conocer a gente muy interesante y desde donde he tenido la muy mala experiencia de tratar con zombis del sistema disfrazados de seudoindependientes. En ese lejano 2016 encontré un espacio para acomodar mis ideales y concepciones sobre como debiera ser nuestra sociedad.

Hoy más que nunca sigo defendiendo la postura de que la sociedad mexicana necesita tomar el papel preponderante que le corresponde, un papel activo, no pasivo como el que ahora desempeña.

Creo firmemente que la sociedad, más allá de los partidos políticos (y sus intereses mezquinos, torcidos y perniciosos), debe participar organizadamente en la actividad política en todos los niveles de gobierno, y no someterse servilmente a lo que las vacas sagradas y sus ministros imponen.

Sostengo que los gobiernos deben servir  y para ello deben de escuchar, hacer, en la medida de lo posible, lo que sus gobernantes requieren; los gobiernos deben ser de puertas abiertas para todos, y cuando digo todos me refiero a los de otros partidos, a los sin partido, a los religiosos y a los que no lo son, a los amigos y contrarios, a los que piensan igual (es decir a los afiliados a los partidos) y a los que se atreven a disentir.

Necesitamos un gobierno cercano a la gente, pero también necesitamos gente que quiera ser cercana al gobierno, pues si bien los políticos (incluyendo a Bartlett) han abusado sistemática y reiteradamente de nosotros (sí, aun los que se mantenían como priístas en el lejano 88 cuando Bartlett era el asesino de la democracia en México), también es cierto que todos nosotros lo hemos permitido (sí, aun aquellos que en el lejano 88 juraban combatir a los enemigos de la democracia y que ahora agachan la cabeza y justifican y minimizan lo hecho en ese añejo 88).

Mientras muchos buscan hoy acomodarse con los que serán las nuevas élites de poder; mientras hoy muchos se arrastran y tragan ceniza a fin de congratularse con los nuevos señores del poder; mientras muchos mamaron dinero corrupto en sus candidaturas corruptas, levantan corruptamente la mano de quien será su nueva mamadera; mientras ellos siguen existiendo en este nuevo México lleno de la misma gente y costumbres viejas, habemos algunos que nos mantenemos firmes en nuestra creencia y nuestros ideales, por lo que hoy afirmo con más fuerza que nunca. No me mueve una ambición personal, me mueve una ambición social.

Por: Rodrigo Pérez

¿Quién se suma?

Mexico

No es ser necio, es necesario. Durante estos días, he estado compartiendo los videos de Roberto Duque Roquero, académico, constitucionalista y con algunos conocimientos en derecho electoral; este señor a quien también entrevisté antes de la elección del uno de julio, anda diciendo que 5 partidos debieran desaparecer porque, según su visión, así lo determina lo Constitución y la ley electoral.

Obviamente apoyo la postura de Roberto Duque, es necesario que los 5 partidos que no obtuvieron en alguna de las tres elecciones federales al menos el  3% de votos desaparezcan. Por si usted no lo sabe, fue candidato, es militante o dirigente de alguna de estas 5 camarillas, le informo que el Partido de la Revolución Democrática, el Partido Nueva Alianza, el Partido Movimiento Ciudadano, el Partido Verde Ecologista Mexicano y el Partido Encuentro Social, deberían ser los nominados a desaparecer, gracias a los pingües resultados obtenidos el pasado uno de julio.

El Instituto Nacional Electoral, en voz del consejero Murayama y de Lorenzo Córdova han dicho que sólo dos partidos van a desaparecer, Encuentro Social y Nueva Alianza, y han refutado la tesis, que no es tesis, de Roberto Duque y han señalado que presenta una mala interpretación, que tampoco se trata de interpretar. Hasta ahora, de acuerdo a este humilde y lego servidor, creo que Roberto Duque tiene razón, pues la Constitución en su artículo 41 inciso I párrafo 4 es muy claro y a la letra dice: Los partidos políticos nacionales tendrán derecho a participar en las elecciones de las entidades federativas y municipales. “El partido político nacional que no obtenga, al menos, el tres por ciento del total de la votación válida emitida en cualquiera de las elecciones que se celebren para la renovación del Poder Ejecutivo o de las Cámaras del Congreso de la Unión, le será cancelado el registro.

Tras leer este párrafo de la Constitución, no entiendo de donde carambas saca el INE que sólo 2 de los 5 que no lograron obtener el 3% en alguna de las tres elecciones se tienen que ir, ¿porqué los otros 3 no?, para mí no hay explicación lógica.

Pero, más allá de que esto sea un berrinche, o que nos empeñemos en que se cumpla lo que dice la ley, digo, para variar en este país; mi necedad radica en el deseo de que verdaderamente este país se transforme, me explico.

Desde hace meses he señalado en la Tercia de Pericos, en charlas casuales, en debates informales, que si ganaba el Peje o quien ganara, México seguiría siendo igual porque los mexicanos seguimos siendo los mismos, lo dije y lo sostengo; el problema no es el gobierno, sino la sociedad que le permite al gobierno hacer y deshacer. Por ello, reafirmo, si hemos de transformar a este nuestro muy maltratado México es preponderante que todos, todos, hagamos un esfuerzo por hacer las cosas bien, eso incluye a Lorenzo Córdova y al INE.

Lo que necesitamos en este país es gente que nos ponga el ejemplo, líderes a quienes seguir, que pese a las consecuencias de sus actos hagan lo correcto, nos urgen Patriotas, dispuestos a pagar el precio de ser congruentes entre el decir y el hacer, sin ser maniqueista, no queremos santos (no se me ofendan acólitos del San Peje), necesitamos personas comunes y corrientes dispuestos a poner el ejemplo.

Empecemos con eso, empecemos con aplicar lo que dice la Constitución y desaparecer esos 5 partidos, el Peje quiere hacer tanto, que seguramente le va hacer falta dinero para poder cumplir con su república amorosa, el ahorro que significa borrar esos partidos es algo que debieran tomar en cuenta.

Les presento algunos números del Estado de México: para el ejercicio 2017 el PRD recibió en esta mi querida entidad la nada despreciable cantidad de 114 millones de pesos, el Verde 47, Movimiento Ciudadano 53, Nueva Alianza 48 y Encuentro Social 55, lo que da la friolera cantidad de 317 millones de pesos, esto, reitero, sólo en el Estado de México.

Llámenme sentimental, lo soy, pero tengo esperanza de que esta sociedad empiece a transformarse, tengo fe de que algunos de nosotros empecemos a ser punta de lanza y comencemos a dar ejemplo, se que algunos seguiremos señalando lo que hay que señalar, sin miedo de decir lo que pensamos, pero sobre todo, tengo confianza de que algunos sectores del gobierno empezarán a escucharnos y hacer lo que es correcto.

¿Quién se suma?

Rodrigo Pérez